sábado 25 junio
19:00 h.
Tertulia con Álvaro Fierro sobre "El último de Cuba" de José Joaquín Bermúdez

La pérdida de Cuba representó para España un trauma histórico de proporciones sísmicas cuyos efectos perduraron largamente en la memoria popular.

Considerada como una prolongación de la propia Península, Cuba era el país de América más cercano a España por cultura, idiosincrasia y convivencia durante más de cuatro siglos, pero quizá porque el recuerdo de la herida resultó tan doloroso, el vacío causado por el abandono no dejó ecos literarios importantes en la novelística de esta parte del Atlántico.

A paliar esta carencia contribuye esta novela de José Joaquín Bermúdez Olivares, El último de Cuba, que como una habanera de ida y vuelta elabora con historias paralelas, gracia literaria y un notable estilo, elementos dispares, que van desde la intriga y la exposición de ideas al retrato social de una época que abarca desde mediados del siglo XIX hasta la segunda mitad del XX. Un tiempo que concluye con el presagio de grandes cambios políticos y sociales, tanto en Cuba —con la llegada al poder de los “barbudos” de Fidel Castro— como en España, donde ya el régimen salido de la guerra civil empieza a evolucionar y a agrietarse.

El hilo referencial de esta novela une a España y Cuba en una trama histórica en la que no faltan los rasgos esperpénticos, y en la que se entremezclan obispos, diplomáticos, espías por obligación, figurones reconocibles de la intelectualidad y otros personajes de variada catadura, que animan el relato novelesco.

Fernando Martínez Laínez